Enviar esta nota

MENONITAS, DEFORESTACIÓN E IMPUNIDAD

Opinión de Gabriel Quadri

Identidades colectivas de naturaleza étnica, racial, cultural o religiosa no deben arrogarse privilegios ni reclamar inmunidades, sea cual fuere su origen. La civilización moderna, liberal y democrática exige igualdad ante la ley, respeto total al estado de derecho, democracia representativa y libertad individual que termina donde comienza el derecho de otros. En México con frecuencia estos principios son letra muerta o son soslayados o abiertamente combatidos por ideologías de supremacía racial,  segregacionistas o comunitaristas, por ejemplo, en el caso de la nueva Constitución de la CDMX donde se otorgan privilegios jurídicos  injustificables a personas  de determinadas razas, así como a  pueblos originarios y comunidades indígenas. Al parecer, también (aunque de facto), alguna ideología de este cuño se atrinchera en nuestro sistema judicial protegiendo a grupos de Menonitas que cometen recurrentemente delitos ambientales y atrocidades contra el patrimonio de la Nación, recursos naturales,  biodiversidad  y  capital natural.

Hay una larga historia de impunidad y de una procuración de justicia inerte frente a la barbarie ecológica de Menonitas.  La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA)  ha realizados diversos procedimientos administrativos contra  afectaciones ecológicas causadas por comunidades  Menonitas,  en los estados de Coahuila, Campeche y Quintana Roo que datan al menos desde 2008.

Vale la pena destacar lo ocurrido desde 2008  en el estado de Campeche en diversos campos Menonitas en el municipio de Hopelchen. Por ejemplo, una  deforestación de casi 800 hectáreas de bosque tropical generó un operativo de inspección y vigilancia y decomiso de productos forestales ilegales, diversas Resoluciones Administrativas, verificaciones, aseguramientos de maquinaria, 18 denuncias penales ante la PGR, y una multa de 2.8 millones de pesos. Nunca se pagó, no hubo consecuencias penales ni tampoco reparación del daño.

En el estado de Coahuila, en  2013, en el municipio de Tierra Mojada, la PROFEPA advirtió de la destrucción de 2,300 hectáreas de bosque templado en 23 predios Menonitas, donde se perpetró el cambio de uso del suelo (de forestal a agropecuario) sin ninguna autorización. En este caso, se atendieron y agotaron todos los medios de impugnación (recurso de revisión, juicio de nulidad y amparos), todos favorables a PROFEPA. Se estima que los procedimientos concluyan antes de que termine este 2017 y significarían una multa estimada en 14 millones de pesos; sin embargo es de esperarse que tampoco haya consecuencias.

En 2012 y 2013  en el estado de Quintana Roo, la PROFEPA inspeccionó y denunció penalmente a un grupo de Menonitas del campo “4 Banderas”, por un desmonte con fuego (incendio provocado en el bosque tropical) y cambio de uso de suelo (sin autorización) que afectó casi 100 hectáreas.  Y el colmo, esto, dentro de un Área Natural Protegida (ANP) que es el Área de Protección de Flora y Fauna, Bala’an k’aax, en el Municipio de José María Morelos.

Más recientemente, en marzo de 2017, también en el estado de Quintana Roo, la PROFEPA conjuntamente con la Secretaría de Marina Armada de México, constató y denunció la destrucción de 1,445 hectáreas de bosque tropical en tres predios de menonitas en los ejidos  “El Bajío”, “El Paraíso” y “San Fernando”, en el municipio de Bacalar. Obviamente, de manera ilegal y  sin ningún tipo de autorización. Cabe hacer notar que los menonitas han adquirido derechos ejidales.  La destrucción del bosque tropical se ha llevado a cabo con fuego y con maquinaria pesada, presumiblemente para plantación de sorgo, soya, chile  o palma de aceite. Se han presentado las denuncias penales correspondientes ante la PGR y tramitado la clausura total de los terrenos, así como imposición de una sanción económica por 3.7 millones de pesos, además de la restauración del área afectada. Nada se ha cumplido ni se cumplirá. Impunidad ¿por qué?

https://www.facebook.com/GabrielQuadri/

(El Economista)

Publicado por en septiembre 1 2017. Archivado bajo Observatorio Ambiental. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar una respuesta. Pinging no esta permitido

Deja un comentario

(requerido)

Galería de fotos

Planeta Azul