Enviar esta nota

TRUMP, LA TRAICIÓN Y EL ACUERDO DE PARÍS

Opinión de Gabriel Quadri

El retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático  representa una traición de Trump al mundo y a su propio país, y a la más elemental racionalidad global. Marcará un punto de inflexión hacia su declive como superpotencia, demolerá su capacidad de poder suave, disminuirá su  relevancia moral, lo despojará de liderazgo mundial, minará las bases de crecimiento de su economía y de generación de empleos, bloqueará su desarrollo tecnológico,  y lo convertirá en un paria internacional de la estatura de Nicaragua y Siria (únicos países no firmantes del Acuerdo de París).  Creará un enorme vacío geopolítico que será llenado rápidamente por China, superpotencia que ahora encabezará al mundo – junto con Europa –  en la lucha contra el calentamiento global. Es el momento de China para asumir plena conducción global, contrastarse, e incluso humillar a Estados Unidos.

Mientras Trump busca legitimarse ante sus electores red necks en el medio oeste, dependientes de la economía del carbón (energético del siglo XIX, terriblemente contaminante y cada vez menos competitivo frente al gas natural y las energías limpias o renovables), China se adentra velozmente en el siglo XXI. Hacia el 2020 cancelará la producción de más de 800 millones de toneladas de carbón, y planea una inversión de 360 mil millones de dólares en energías renovables, lo que generará más de 30 millones de empleos y le permitirá cumplir con sus compromisos en el Acuerdo de París. Este liderazgo ha convertido a China en superpotencia energética; primer productor, instalador, y exportador de tecnologías y bienes de capital para la generación de electricidad eólica y solar, baterías eficientes y de bajo costo, redes inteligentes y vehículos de emisiones cero. Trump  logrará que más inversiones y oportunidades de empleo migren de los Estados Unidos hacia China.

No importa el delirio de Trump, el mundo avanza inexorablemente hacia una economía baja en carbono. Su lógica es absurda y cavernaria, tomada de los sectores sociales norteamericanos más retardatarios. Barak Obama logró reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de los Estados Unidos a los niveles de 1994, creando, gracias a las energías limpias,  simultáneamente, 11.3 millones de empleos. Los contaminantes atmosféricos se redujeron en 70% mientras la economía creció 250%, abatiéndose notablemente los costos relacionados de salud pública. Obama también redobló los estándares de eficiencia energética y emisiones de CO2 para la industria automotriz, la cual ahora observa un dinamismo muy significativo. Con todo ello, Obama colocó a Estados Unidos en ruta para cumplir con las metas asumidas en el Acuerdo de París.

La doctrina Bannon – Trump es un atentado contra la más elemental inteligencia. Además de que la automatización ha destruido los empleos en la industria del carbón, es imposible resucitarla. Nadie invertirá en plantas carbo-eléctricas, por su alto costo de inversión y operación, alto riesgo, y su baja competitividad frente a energías renovables y el gas natural, y por la incertidumbre regulatoria. Son inversiones a treinta o cuarenta años; Trump y la estulticia hecha gobierno difícilmente permanecerán cuatro años.  Más de mil de las grandes empresas norteamericanas le han pedido  que no deje el Acuerdo de París (incluyendo las grandes petroleras, como Exxon), al igual que toda la institucionalidad científica de los Estados Unidos, sus secretarios de Estado (Tillerson) y de Seguridad Interior (Kelly), y al parecer hasta su propia hija, Ivanka.

De cualquier forma, al interior, en los Estados Unidos,  estados y  ciudades forman parte de redes internacionales comprometidas en la lucha contra el calentamiento global. Trump no podrá detenerlas. Al exterior, muchos ya opinan que es mejor su retiro del Acuerdo de París; así no tendrá voz ni voto para torpedear los esfuerzos globales.

https://www.facebook.com/GabrielQuadri/

(El Economista)

Publicado por en junio 9 2017. Archivado bajo Observatorio Ambiental. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar una respuesta. Pinging no esta permitido

Deja un comentario

(requerido)

Galería de fotos

Planeta Azul