Enviar esta nota

EL 10% DEL PIB DE LAS CIUDADES SERÁ ABSORBIDO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Antimio Cruz

Un estudio encabezado por Francisco Estrada, investigador de la UNAM, estima que el costo para las capitales será del doble que el del PIB mundial. La cantidad se alcanzará a finales del siglo XXI

CIUDAD DE MÉXICO; 9 junio 2017.- Un estudio multinacional encabezado por el mexicano Francisco Estrada Porrúa, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Universidad Libre de Amsterdam, (VU University), publicado el 29 de mayo en la revista científica Nature Climate Change, concluyó que al finalizar el siglo XXI el 10.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de las ciudades del mundo estará dedicado a mitigar los efectos del cambio climático.

La investigación, que hizo un análisis prospectivo de los efectos del cambio climático en la economía de mil 692 ciudades del planeta, también tiene como autores principales a los profesores Wouter Botzen, de la VU University y de la Universidad de Utrecht, y a Richard S.J. Tol, de la VU University y de la Universidad de Sussex, Reino Unido.

El reporte indica que aunque se calcula que el calentamiento global de la Tierra y el aumento de fenómenos climáticos extremos tendría un costo para la economía global de aproximadamente 5.6 por ciento del PIB mundial, en las ciudades el costo será casi el doble, alcanzando hasta un 10.9 por ciento del PIB urbano debido al efecto llamado “islas de calor”, que consiste en un aumento de la temperatura que es mayor al calentamiento promedio del planeta, debido a que en las ciudades se han perdido zonas verdes y aumenta la superficie cubierta con asfalto y edificios.

“Aunque ya hay algunas zonas urbanas que han comenzado a desarrollar estrategias de largo plazo para enfrentar los efectos del cambio climático, los estudios todavía son pocos. Se limitan a unas cuantas ciudades y a algunos riesgos específicos, por ejemplo, el aumento en el nivel del mar, el calor y la disponibilidad de agua. La mayoría de esos estudios son cualitativos, con excepción de los que se han comenzado a realizar sobre el costo que tendrá el aumento en el nivel del mar. Esos cálculos no toman en cuenta el hecho de que las grandes ciudades tendrán un calentamiento mayor al del promedio mundial por el efecto de islas de calor y aquí presentamos una primera evaluación cuantitativa del impacto combinado del calentamiento local y global para las principales ciudades del mundo”, explica en su reporte el equipo de economistas y expertos en cambio climático.

Gráfico cortesía de La Crónica de hoy

Gráfico cortesía de La Crónica de hoy

A lo largo de seis páginas, el estudio analiza varios temas involucrados con el clima de las ciudades, por ejemplo, el costo-beneficio de medidas de mitigación del calentamiento, como el impulso a las azoteas verdes, la adopción de tecnologías de construcción llamadas pavimentos frescos y azoteas frescas. Respalda la idea de que las pequeñas acciones locales se suman y contribuyen para grandes efectos globales.

El estudio subraya que limitar el fenómeno de las islas de calor puede contribuir significativamente para la mitigación de los efectos del calentamiento planetario.

CIUDADES AMPLIFICADORAS.
Las acciones en las ciudades son particularmente importantes para las políticas climáticas a nivel mundial. En el año 2014 la Organización de Naciones Unidas (ONU) reconoció oficialmente que el 54 por ciento de los seres humanos ya viven en ciudades y estimó que para el año 2050, el 66 por ciento de los hombres y mujeres vivan en zonas urbanas.

Estudios realizados por instituciones y despachos de análisis económico como el Munich Re Group o el McKinsey Global Institute señalan que, a pesar de que las ciudades sólo ocupan el 1 por ciento de la superficie del planeta, generan el 80 por ciento del PIB mundial, consumen el 78 por ciento de la energía que produce la humanidad y emiten el 60 por ciento de todo el dióxido de carbono (CO2) que se libera a la atmósfera por diferentes causas.

ISLAS DE CALOR.
El fenómeno llamado “Islas de calor urbanas” (UHI por sus siglas en inglés) ocurre cuando la vegetación y los cuerpos de agua de los lugares donde están asentadas las ciudades son sustituidas por cubiertas de materiales con alta capacidad de conducir calor, como el asfalto y el concreto. Este proceso de sustitución de cobertura del suelo, que es intrínseco a la urbanización, altera el balance en la captación y reflexión de los rayos del sol, calentando el ambiente, cambiando los patrones de vientos y también cambiando los patrones de lluvia, como han documentado instituciones del gobierno de Estados Unidos como la Agencia para la Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés).

Algunos de los efectos negativos que se pueden medir de la existencia de las “islas de calor” son el incremento en el gasto de tecnología para refrigeración, aires acondicionados, dificultad para la dispersión de contaminantes, olas de calor, menor disponibilidad de agua, así como falta de confort y baja productividad de los ciudadanos. Un efecto más que ha sido señalado por investigadores pero que comienza a estudiarse es la aparición de fenómenos climáticos extremos dentro de las ciudades, como las lluvias torrenciales o trombas y la caída de granos de hielo o granizo de tamaño fuera de lo común, como pelotas de golf o limones.

En el estudio publicado en la revista Nature Climate Change se muestran los efectos estimados que han ocurrido en la temperatura de las mil 692 ciudades más grandes del mundo entre 1950 y 2015.

“En ese periodo, 27 por ciento de las ciudades y 65 por ciento de las zonas urbanas experimentaron un calentamiento mayor al promedio de calentamiento del planeta, de aproximadamente 0.6 grados centígrados. Adicionalmente, durante este periodo, aproximadamente 60 por ciento de la población urbana experimentó un calentamiento dos veces más largo que el global. Contamos con tablas que muestran la distribución de los cambios en las temperaturas locales y podemos comparar los cambios locales con los globales. Con eso podemos demostrar que las Islas de calor tienen un proceso diferente al proceso global, pero que definitivamente lo impacta”, dice el reporte científico.

(La Crónica de hoy)

Publicado por en junio 9 2017. Archivado bajo 6 Principales, Cambio Climático, Ciencia y Tecnología. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul