Enviar esta nota

DESCARTAN DAÑOS POR LA PLANTA DE TERMOVALORIZACIÓN

La operación de la planta de Termovalorización que se construirá en el Bordo Poniente para transformar basura en electricidad no provocará daños a la salud pública, garantizó ayer Jaime Slomiansnki Aguilar, director de la Agencia de Gestión Urbana (AGU) de la Ciudad de México.
CDMX. México; 18 mayo 2017.- Por su parte, el representante de la empresa Pro Activa Medio Ambiente Veolia, José Enrique Cázares, reconoció que como parte de la descomposición térmica de la basura se genera un tres por ciento de cenizas, que sí son residuos peligrosos y no tienen posibilidad de ser aprovechadas como es el caso de las escorias, que oscila entre 20 y 25 por ciento.
Slomianski Aguilar destacó que existen institutos europeos que han acreditado que no está demostrado que las tecnologías de termovalorización, influyan en algún problema de salud pública.
Jaime Slomiansnki Aguilar, director de la Agencia de Gestión Urbana (AGU) de la Ciudad de MéxicoSostuvo que la contaminación, no es un asunto de percepción, es un asunto de medición tecnológico y científico, por lo que el contrato con la empresa Pro Activa Medio Ambiente Veolia, que ganó la licitación para el diseño y la construcción de la planta en la Ciudad de México, tendrá que sujetarse a la regulación más estricta del planeta en materia de control de gases contaminantes como la europea.
Durante la primera reunión de trabajo de la AGU con Comisiones Unidas de Gobierno y de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, aseguró que la operación de dicha planta cumplirá con normas ambientales que se aplican en Europa, además se actualizarán las normas local y federal para que la empresa cumpla con niveles de emisiones incluso inferiores a la europea para el tratamiento de cuatro mil 500 toneladas de basura al día.
Explicó que dicho proyecto contribuirá a la reducción de gases efecto invernadero y se dejará de enterrar la basura en rellenos sanitarios, lo que le quita todo valor a los desechos.
Destacó que la incineración de desechos sólidos no controlada está prohibida en México y en el mundo, porque genera dioxinas y furanos, contaminantes que sí podrían generar daños a la salud pública, en cambio, con la propuesta tecnológica presentada con la planta, se realizará una incineración controlada que no tendrá ningún impacto al medio ambiente y es una alternativa ambientalmente responsable para cambiar la gestión de los residuos que se generan en la capital del país hacia un esquema de aprovechamiento de su valor calórico.
Bordo PonientePuntualizó que no se trata de un proyecto experimental, de prueba, porque es una tecnología con más de 30 años de experiencia y mil 400 plantas operando en distintos países de Europa, Asía y Norteamérica, como Finlandia, Suecia, España, Francia, Japón y China y Estados Unidos, por lo que la construcción podría iniciar entre agosto y septiembre, con un costo de cerca de 11 mil millones de pesos.
Detalló que la planta procesará cuatro mil 500 toneladas de basura para transformarla en energía eléctrica para las 12 líneas del Metro.
Reconoció que se trata de un proyecto transexenal sustentado en contratos claros y transparentes, por lo que sería más caro cancelarlos que concluirlos.
Recordó que a la brevedad se licitará la construcción de una planta de biogeneración, porque no existe un lugar a donde llevar las 130 mil toneladas de desperdicio diarias que se producen en la Ciudad de México.
Destacó que la construcción de la planta de termovalorización no representa un costo adicional para la Ciudad de México, pues se financiará con el costo actual para el manejo de la basura y lo que paga el STC Metro por costo de energía.
Advirtió a los grupos ambientalistas que se oponen al proyecto, que deberían fijarse en el sin número de tiraderos a cielo abierto, que rodean a la capital del país, que sí emiten gases de efecto invernadero a la atmosfera y de libsidiados que contaminan el subsuelo, que no tienen ningún control.
Finalmente, las cenizas al no poder ser valorizadas, tendrán que enviarse a un centro de tratamiento y disposición final de residuos peligrosos que existen en el país.
(Redacción El Sol de México)

Publicado por en mayo 18 2017. Archivado bajo 6 Principales, Nacionales. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul