Enviar esta nota

MÉXICO PUEDE SER UN EXPORTADOR DE ENERGÍAS LIMPIAS, DICE NOBEL DE LA PAZ

Antimio Cruz

Esto es algo que países como Estados Unidos no imaginan, pero el potencial solar, eólico e hídrico en México es enorme, dice Rajendra Pachauri

CIUDAD DE MÉXICO; 28 abril 2017.- La modestia del ganador del Premio Nobel de la Paz 2007, Rajendra Pachauri, no puede pasar desapercibida y realmente impresiona. A pesar de que pocas horas antes acaba de hablar ante 150 mil personas, en el acto central del Día Mundial de la Tierra, en el parque State Fair, en Dallas, Texas, acepta conversar algunos minutos al llegar a la Ciudad de México para hablar sobre el cambio climático y sobre este país megadiverso y lleno de jóvenes. Hoy encabezará la presentación de la Oficina de Inversión en Sustentabilidad Energética del gobierno capitalino.

“Discúlpeme por favor la manera como vengo vestido. No tuve tiempo de cambiarme para la entrevista”, es el saludo de este científico, de 76 años de edad, nacido en India. Su ropa es sencilla, como la de cualquier mexicano que pudiera mirarse caminando por la explanada del Zócalo de la Ciudad de México. Ahora, acomodado en un sillón de un hotel pequeño, este hombre que fue presidente del Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), mira con optimismo el futuro mexicano.

En este encuentro con La Crónica de Hoy argumenta que México tiene dos características que lo pueden convertir en un país exportador de energías limpias: es un país que tiene enormes recursos solares, eólicos e hídricos para generar energías renovables, y es un país de jóvenes que piensan diferente y han decidido dejar atrás a los líderes tradicionales.

Pachauri presento la Oficina de Inversión en Sustentabilidad Energética de la CDMX.

Pachauri presento la Oficina de Inversión en Sustentabilidad Energética de la CDMX.

—En octubre de 2016 usted dijo que la humanidad sólo tiene dos o tres años para evitar las catástrofes que puede provocar el cambio climático, pero tres semanas después Estados Unidos eligió un presidente que piensa que el cambio climático es un invento ¿Dónde nos deja ese cambio?

—No creo que Donald Trump va a significar ninguna diferencia, pues en todo Estados Unidos hay acciones en marcha para tratar de cambiar de modelo de consumo de energía y no creo que eso vaya a detenerse. De cualquier modo, si se imponen las políticas de Trump que niegan el cambio climático, debemos dejar atrás a Estados Unidos y avanzar. A final de cuentas, ellos también padecerán problemas de su inacción, un ejemplo es la gran vulnerabilidad del estado de Florida.

—¿Cree que tenemos hoy la tecnología que se necesita para enfrentar este desafío?

—La tecnología sigue mejorando y hay datos que nos permiten ser optimistas, por un lado el hecho de que la tecnología se ha vuelto más barata y accesible, y por otro lado el hecho de que mucha de la tecnología nueva es mucho más eficiente y hace más con menos energía.

—¿Y tenemos el tipo de líderes que exige este momento de la historia?

—En el tema del cambio climático no basta con lo que piensen o hagan los líderes; cada persona es un líder para evitar o estimular este problema. Y yo veo un cambio en la sociedad en general, sobre todo en los jóvenes, que piensan mucho más en el planeta y adoptan acciones que pueden parecer pequeñas, como transportarse en bicicleta, pero que al volverse masivas son de gran impacto.

—¿Y cómo ve a México?

—Su ventaja son sus recursos y su gente joven. Yo creo que la Ciudad de México puede convertirse en un ejemplo para resolver problemas de movilidad con energías limpias, pero además yo pienso que el país tiene mucho potencial para ser ejemplo en muchas cosas. El tener una cultura propia puede ayudarles a generar un modelo propio de generación de energía limpia e incluso exportar. Esto es algo que países como Estados Unidos no imaginan, pero el potencial solar, eólico e hídrico en México es enorme.

Generoso en sus respuestas comparte también una reflexión personal: él ha decidido dedicar el resto de su vida a hablar con niños y jóvenes sobre el cambio climático y cómo enfrentarlo ya que son esas pequeñas personas las que padecerán los efectos más graves y que los actuales líderes no entienden o no quieren entender, como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ataca y recorta presupuestos de los programas contra cambio climático.

“Sé que soy una persona pequeña en este gran planeta, pero también sé que dedicar mi tiempo a los jóvenes es la mejor manera de invertir el tiempo”, añade el científico ambiental.

(La Crónica de hoy)

Publicado por en abril 28 2017. Archivado bajo 6 Principales, Ciencia y Tecnología, EcoNegocios. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar una respuesta. Pinging no esta permitido

Deja un comentario

(requerido)

Galería de fotos

Planeta Azul