Enviar esta nota

CONCLUYEN TRABAJOS DE RESTAURACIÓN A LA ESCULTURA EL ANIMAL DEL PEDREGAL

Reyna Paz Avendaño

Por primera vez en seis décadas y después de que ciudadanos denunciaran su abandono, la escultura El Animal del Pedregal hecha por Mathias Goeritz (1915-1990), ubicada en la colonia Jardines del Pedregal, delegación Álvaro Obregón, recibió trabajos de mantenimiento y conservación encabezados por el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

CIUDAD DE MÉXICO; 3 marzo 2017.- “Los trabajos de conservación de la escultura El Animal del Pedregal iniciaron el 23 de enero de 2017 y concluyeron la semana pasada. Los trabajos de conservación a la escultura consistieron en limpieza general y eliminación de manchas ocasionadas por el desarrollo de microorganismos, consolidación de fisuras, resane y aplicación de pátina en general”, respondió a este diario el Cencropam, a través de un cuestionario vía e-mail.

La escultura situada en la Ciudad de México y hecha en 1949 por el artista alemán que llegó al país tras la Segunda Guerra Mundial y donde construyó importantes espacios como la entrada a Ciudad Satélite o las Torres de Temixco, se encontraba en el abandono y el pasado mes de diciembre, habitantes de la zona denunciaron a través de Crónica, que el entorno de la escultura: Plaza del Animal (diseñada por Luis Barragán, único arquitecto mexicano ganador del Premio Pritzker), sería modificada.

¿Hubo alguna sanción al arquitecto o proyectista que estuvo a cargo de las obras hechas en la Plaza El Animal del Pedregal?, se le cuestionó al Cencropam. “El Cencropam no es área competente para aplicar sanciones sobre obras civiles realizadas en elementos ubicados en el espacio público”, respondió.

La restauración de la escultura estuvo a cargo de Felipe González Casasola, perteneciente al Taller de Escultura del Cencropam; sin embargo, durante los trabajos de mantenimiento se careció de vigilancia ya que cualquier persona podía ingresar a la carpa que protegía la obra, según lo pudo constatar este diario durante varios recorridos hechos en la zona.

Los trabajos de conservación de la obra iniciaron el 23 de enero y concluyeron la semana pasada.

Los trabajos de conservación de la obra iniciaron el 23 de enero y concluyeron la semana pasada.

Al respecto, el Cencropam argumentó que “no es competencia del INBA la asignación de guardias de seguridad, en ningún elemento escultórico que se encuentre en el espacio o en la vía pública”.

La dependencia, también reconoce sin alegar motivos, que la obra de Mathias Goeritz no cuenta con Declaratoria de Monumento Artístico, en los términos que marca la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos y que, tras el término de la restauración, no es de su competencia colocar alguna cédula explicativa que resalte el valor de la escultura.

“Los trabajos del INBA están referidos únicamente a la conservación de la escultura. Se desconoce si se colocará alguna placa”, respondió.

DAÑOS. De acuerdo con el Cencropam, El Animal de El Pedregal presentaba fisuras superficiales, distribuidas en toda la superficie, ocasionadas por el trabajo natural del material (concreto armado) a la intemperie.

—¿Qué microorganismos son los que afectaron la escultura?

—Cualquier material poroso que se encuentre a la intemperie puede presentar desarrollo de microorganismos, en este caso la superficie del concreto mostraba manchas indicativas de desarrollo de algas sin que esto se considere una afectación seria para la conservación de la escultura.

Por ello, agregaron, fue necesario resanar y patinar la obra para lograr una superficie homogénea y evitar el ingreso de humedad a la escultura.

En porcentajes, ¿cuál es el grado de afectación de la escultura?, se les cuestionó. “Se considera que el deterioro de la escultura es muy bajo y responde a procesos normales de los materiales que se encuentran a la intemperie. Dado que el estado de conservación es generalizado a todo el elemento, no se determina un porcentaje de afectación o daño”

—¿Cuánto dinero se invirtió en los trabajos de restauración?

—La Secretaría de Cultura aportó la coordinación de labores en el sitio mediante la comisión de un restaurador de base del INBA, y se entregó una lista de requerimientos de personal a contratar por honorarios, material y herramienta a utilizar, los cuales fueron suministrados en especie por el periódico El Economista (empresa que utilizará la plaza en donde se ubica la escultura de Goeritz).

(La Crónica de hoy)

Publicado por en marzo 3 2017. Archivado bajo 6 Principales, Cultura. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul