Enviar esta nota

PIDEN A RAFAEL PACCHIANO, SECRETARIO DE MEDIO AMBIENTE, NEGAR PERMISO DE DELFINARIO EN HUATULCO

Isela Hinojoza
El proyecto contempla la extracción de dos millones de litros de agua del Río Copalita, mismo que suministra a los más de mil 300 pobladores de Barra Copalita, que han carecido del vital líquido, también se afectaría de sobre manera la flora y fauna de la región, además de los daños a las especies en cautiverio.
MÉXICO, D.F. 31 mayo 2016.- Delfines en Libertad, organización dedicada a la investigación y difusión del maltrato que enfrentan los animales marinos en cautiverio y Animal Héroes, solicitaron por medio de una carta dirigida al titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Rafael Pacchiano, negar la construcción de un delfinario en la localidad de Huatulco, Oaxaca, a cargo de la empresa Dolphin Discovery.
De acuerdo con las investigaciones hechas por ambas organizaciones no gubernamentales, con el proyecto de construcción del delfinario, se verían afectados distintos sectores territoriales, ocasionados por el fuerte impacto ambiental; determinado por daños a la fauna acuática, a la población de Barra Copalita, de dónde se pretende extraer el agua que suministrará diariamente al delfinario, así como el desarrollo turístico de Huatulco que se caracteriza por ofrecer a los turistas atractivos sustentables y el contacto con la naturaleza sin necesidad de atractivos artificiales, informó Carlos César Ramos, activista y representante de la iniciativa para prohibir el delfinario en Huatulco.
Organizaciones Animal Héroes y Delfines en Libertad. Foto Isela HinojozaEn conferencia de prensa convocada por Animal Héroes, y en cordinación con Antonio Franyuti, Director de Delfines en Libertad, y los representantes de Huatulco y la comunidad de Barra Copalita, se dio a conocer que el principal daño que provocará la empresa Dolphin Discovery, será la extracción de dos millones de litros de agua del río Copalita, mismo que suministra agua para los más de mil 300 pobladores de Barra Copalita, comunidad aledaña a Huatulco, y quienes han carecido del suministro del vital líquido desde hace 10 meses, en dónde se ha registrado un alto índice en enfermedades diarreicas e infecciones en la piel, debido a que los pobladores denuncian que cuentan con cuatro horas de agua potable a la semana, por lo que se han visto en la necesidad de extraer el agua por medio de pozos que cavan en la tierra para su consumo, señaló el representante de la comunidad Rubén García.
Por su parte, Lilly Charlton, activista y representante de Delfines en Libertad, habló de los peligros que corren los animales marinos en cautiverio; señalando que los delfines son animales salvajes, y que están acostumbrados a nadar cerca de 160 kilómetros al día y sumergirse hasta 40 metros de profundidad en el mar. Los estudios demuestran que los delfines en cautiverio, se encuentran en un estado de estrés, depresión y aburrimiento constante, debido al perímetro tan pequeño en donde los tienen, ocasionándoles infecciones en ojos, piel y órganos internos por las aguas tratadas en las que habitan, mismas donde defecan hasta cuatro veces al día.
En cautiverio, los delfines machos son territoriales, por tanto surgen enfrentamientos entre ellos, por otra parte, son obligados a realizar trucos, para que los turistas naden con ellos, lo que significa que sus cuerpos serán tocados y roturados en una situación no natural para ellos, que les producen raspaduras y dolores en aletas y torso, provocando daños en su salud, principalmente en su sistema inmunológico, consecuente a una muerte prematura”, destacó la activista.
Delfín en cautiverio. Foto tomada de internetVanesa Prigollini vocera de la misma organización, puntualizó que los criadores inseminan de manera artificial a los delfines para obtener más crías, alterándolos genéticamente para provocar el nacimiento de mayor número de hembras, debido a que son menos agresivas, y subrayó que los delfines viven hasta 45 años en su hábitat natural y en cautiverio su vida se acorta a tan sólo siete años de vida en promedio.
Por ello, científicos internacionales no avalan el cautiverio de los delfines, orcas, focas y lobos marinos, por las alteraciones en la salud que padecen, destacando que no han evolucionado lo suficiente para interactuar de manera constante con los seres humanos.
En México ya hubo registro del ataque de un delfín contra un turista, a quien suministró mordeduras, provocando cicatrices permanentes a la víctima. Por las razones ya mencionadas, países como la India, Inglaterra, Costa Rica y Chile han prohibido los delfinarios en su territorio.
Por otra parte, la zona turística de Huatulco se ha caracterizado por llevar a los turistas a las zonas naturales en donde pueden apreciar a las distintas especies animales, tanto exóticas como acuáticas, desde su hábitat natural, que en el caso de las costas de Oaxaca son el hábitat de 18 especies de delfines y 4 especies de ballenas, mismas que se pueden apreciar en los recorridos en lancha, que dirigen los mismos habitantes, no dañan al ecosistema y son su fuente de empleo.
Dicha manifestación por parte de los pobladores, tanto de Huatulco como de Barra Copalita, en conjunto con Animal Heroes y Delfines en Libertad ya contó con una denuncia en la página de Change.org, que hasta el momento ha recaudado más de 33 mil firmas, procedentes de 22 países, a favor de que no se construya el delfinario. Éste movimiento también cuenta con el apoyo de artistas como Eugenio Derbéz, Kate del Castillo, Marco Antonio Regil, y muchos más.
Así mismo se denuncia, que la Manifestación de impacto ambiental por parte de Dolphin Discovery, se dio a conocer tiempo después del plazo para poder hacer alguna apelación en contra, de manera legal.
(Planeta Azul)

Publicado por en mayo 31 2016. Archivado bajo 6 Principales, Coberturas especiales, Nacionales. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul