Enviar esta nota

DESARROLLA IPN BIOTECNOLOGÍA AGRÍCOLA

Con el propósito de contribuir a incrementar y diversificar la producción agrícola nacional, investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron métodos de apoyo biotecnológicos que permiten aumentar calidad y cantidad de diferentes tipos de hortalizas.

CIUDAD DE MÉXICO; 22 abril 2016.- El especialista del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), Unidad Durango del IPN, José Natividad Uribe Soto, explicó que los métodos que han desarrollado él y su equipo han sido empleados hasta ahora en cultivos de jitomates y pimiento morrones e incluyen la utilización de microorganismos específicos. Estos contribuyen a estimular la sanidad de las hortalizas y están involucrados en la elaboración de sustancias impulsoras del crecimiento, de manera que se obtienen plantas más vigorosas y robustas, al mismo tiempo se evitan enfermedades a nivel de raíz y follaje.

Los métodos biotecnológicos permiten aumentar calidad y cantidad de diferentes tipos de hortalizas.

Los métodos biotecnológicos permiten aumentar calidad y cantidad de diferentes tipos de hortalizas.

“Además aplicamos bioinsecticidas en lugar de insecticidas químicos, que tanto daño provocan. De manera que promovemos una agricultura que tenga el menos impacto posible, tanto al medio ambiente como a la salud humana, lo que permite producir, con mayor calidad y limpieza”, sostuvo.

Con este trabajo, dijo que “pretendemos demostrar que con un sistema de raíces mejor desarrollado podemos proyectar una mayor producción en el tomate rojo y pimiento morrón, pero esta tecnología puede aplicarse a otro tipo de cultivos”, informó.

Para lograr la mejora de las plantas, en el CIIDIR se lleva a cabo la producción mediante el uso de invernaderos. En ellos es posible controlar variables como temperatura, humedad relativa, luminosidad, pH, nutrición y manejo fitosanitario, a efecto de que se pueda tener éxito con las biotecnologías, ya que a campo abierto no es posible controlar algunas de estas variables.

Cuando se tienen resultados positivos en los invernaderos, se hace la transferencia de la tecnología a los productores, que ya no necesitan hacer ningún tipo de prueba, pues se les brindan datos fehacientes de todo el proceso, y capacitación para que puedan aplicarla directamente en sus cultivos.

El investigador puntualizó que actualmente se cuenta con productores que se están e proceso de certificación ante diferentes instancias, a fin de lograr la exportación de pimiento morrón y tomate rojo.

(La Jornada de hoy)

Publicado por en abril 22 2016. Archivado bajo 6 Principales, Ciencia y Tecnología, EcoNegocios. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul