Enviar esta nota

VINDICAN EL DERECHO DE OAXACA DE LANZAR UNA DEFENSA DEL MAÍZ A ESCALA MUNDIAL

El director indio Amar Kanwar participó en un seminario sobre teoría del arte en el CaSa

SAN AGUSTÍN ETLA, Oax., 6 octubre 2014.- La lucha contra el empleo de transgénicos en México apenas empieza, pero aún se está a tiempo de ponerles un alto. De otro modo, la mezcla genética no sólo abarcará estos granos, sino se ampliará, como ha ocurrido en India, donde ya se aplica al algodón y la berenjena, afirmó el documentalista indio Amar Kanwar, quien participó este sábado en el Seminario Internacional de Teoría sobre Arte Contemporáneo en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), fundado por el pintor Francisco Toledo.

En entrevista con La Jornada, el cinerrealizador lamentó que en México sean pocos los que realmente se interesan por la defensa de las semillas nativas.

Señaló que es equivocado pensar que su uso no afecta de manera directa. Recordó que en India muchos se mantenían al margen de la entrada de transgénicos a sus campos, pero ahora la gente que era indiferente ha empezado a luchar, porque es un problema que nos tiene que importar a todos.

Amenaza mundial

Destacó la adhesión de Toledo a la lucha contra el uso de transgénicos, lo que cobra mayor relevancia ya que se considera a Oaxaca cuna del maíz, pues existen más de 30 especies de maíz nativo; por eso, afirmó, la entidad tiene el potencial de liderar la lucha en defensa de las semillas. En Oaxaca tienen el derecho de lanzar esta lucha a escala mundial.

Pieza de Francisco Toledo que se exhibe en el CaSa. Foto Jorge A. Pérez Alfonso

Aseguró que el empleo de transgénicos es hoy día una de las mayores amenazas que enfrenta la humanidad; incluso, equiparó el uso de semillas genéticamente alteradas con enfermedades como el ébola, el sida o la tuberculosis. Los transgénicos son una gran amenaza: además de dañar la salud de quienes consumen estos productos, a los campesinos se les obliga a participar en ese proyecto.

Antes de seguir, el documentalista puntualizó que habla únicamente de lo que ha atestiguado, ya que no es activista ni forma parte de alguna organización ni está contra la ciencia, pero sí de quienes buscan asegurar ganancias económicas demenciales a costa del pueblo y sin pensar en los daños que ocasionan.

Recordó los cientos de miles de suicidios de ciudadanos indios que se dedicaban a la siembra de diversos productos y a quienes les vendieron semillas transgénicas prometiendo mejores ganancias, pero que al fracasar esos proyectos perdieron sus tierras por las deudas que contrajeron con las mismas empresas distribuidoras de los modificadores del grano.

Como parte del simposio internacional también se inauguró la exposición Atropellando maíz, que incluye, entre otras, tres piezas de la artista Betsabeé Romero, en las cuales utilizó como elemento principal el maíz. Además se instalaron dos expoventas de Francisco Toledo, donde se muestra su participación artística en la lucha contra el uso de transgénicos.

(La Jornada)

Publicado por en octubre 6 2014. Archivado bajo 6 Principales, Cultura. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul