Enviar esta nota

ABANDONA ZOO DE URUGUAY LAS JAULAS

Según el nuevo plan, los tigres serán trasladados a un recinto más grande sin rejas y con vegetación

MONTEVIDEO, Uruguay; 22 noviembre 2012.- Un cuestionado zoológico ubicado en el centro de Montevideo inició una reforma para dejar atrás el concepto “victoriano” con el que fue fundado hace 100 años -basado en la exhibición de animales exóticos- y apostar a la conservación de especies autóctonas.

Visitado por más de 500 mil personas cada año, el zoo Villa Dolores tiene unos 500 animales –entre mamíferos, reptiles y aves- en aproximadamente siete hectáreas de parque donados en 1912 por un matrimonio de mecenas que tenía una importante colección privada de animales en su hogar.

“Fue el primer zoológico de la comunidad, en aquel entonces el tercero en importancia en América y un referente importante para toda la región en lo que era el paradigma zoológico en el mundo”, dijo Ana Knobel, directora de la División Artes y Ciencias del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo, a cargo de los zoológicos municipales.

Una época en la que animales como el león, el elefante o la jirafa eran los animales exóticos que debía exhibir un zoológico que se preciara de tal, con un concepto “circense” en el que los animales brindaban un espectáculo para entretener al público.

Había así “espectáculos con los elefantes, con los caballos ‘numéricos’, que podían sumar y restar con los golpes de sus patas delanteras, o un mono que cabalgaba”, relató Knobel.

“Este paradigma se fue agotando y llegamos a la contemporaneidad con la necesidad de una actualización de este espacio”, aseguró la jerarca.

En Villa Dolores conviven actualmente las antiguas jaulas de pocos metros cuadrados donde los tigres dormitan gran parte del día, con lagos con patos y flamencos o una pequeña isla habitada por una familia de monos cai.

Según el nuevo plan de reconversión, los felinos serán trasladados a un nuevo recinto más grande, sin rejas y con vegetación, y se buscará reubicar a los considerados “animales de gran porte”, como el hipopótamo o la jirafa.

El renovado zoo tampoco tendrá elefantes, luego que en junio muriera –a sus 62 años y por una artrosis- la elefanta, el animal que llevaba más años en el parque y el más popular del lugar.

En cambio, se apuntará a un programa de selección de especies.

“La prioridad es la protección de la fauna autóctona”, explicó la directora. “Uruguay hoy tiene aproximadamente 70 especies en peligro de extinción, hay alrededor de 20 programas de estudio, por lo que tenemos unas cuantas especies que todavía no están siendo observadas y por consiguiente no hay líneas de trabajo para su conservación”.

Se evaluará además si las especies pueden desarrollarse en cautiverio y en hábitats adecuados, y se evaluará su valor educativo.

“El objetivo fundamental es la educación, que nuestros chicos y los adultos aprendamos, porque nadie puede cuidar lo que desconoce”, enfatizó.

Escepticismo El flamante proyecto es recibido con escepticismo por activistas defensores de los animales, como Acción y Reacción, organización que realizó este año varias manifestaciones contra el zoológico bajo la consigna “un siglo ya fue suficiente”.

“Este proyecto es irreal, o es más de lo mismo”, declaró Claudia Acosta, miembro de la organización, quien asegura que los animales padecen una enfermedad psicológica debido al cautiverio, el estrés, los ruidos y el poco espacio.

“Deberíamos cambiar nuestro relacionamiento hacia los demás animales y buscar nuevas formas de poder aprender de los animales sin tener que verlos en una jaula, que están enfermos”, sostuvo, preguntándose:

“¿Necesitamos realmente un zoológico?”.

“Apostamos a que se deje de traer animales. Hay animales que sí pueden rehabilitarse (en su medio natural). Los que no se puede, por lo menos sacarlos de ese hábitat penoso y llevarlos a un mejor lugar”, sostuvo Johana Mautoni, de la misma organización.

Para Knobel, estos grupos son “minoritarios” y plantean posturas “intransigentes”.

Afirma que el proyecto sigue los lineamientos de la WAZA, asociación internacional de zoológicos y acuarios “que propone pautas claras sobre las acciones a emprender en la transformación de los espacios zoológicos de corte victoriano y el nuevo concepto de espacios vinculados a la conservación de la biodiversidad y la preservación del medio ambiente”.

La directora reconoció que no hay estudios sobre la salud psicológica de los animales, y que comenzarán a realizarlos con la incorporación de biólogos.

Testimonio del pasado, las antiguas jaulas permanecerán, pero vacías, para que los visitantes puedan comprender cómo ha cambiado el concepto de zoológico a través de los tiempos.

(AFP)

 

Publicado por Agustín en noviembre 22 2012. Archivado bajo 6 Principales, Internacionales. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul