Enviar esta nota

CONDICIONES AMBIENTALES DE ÚLTIMOS 25 AÑOS DETONAN OBESIDAD: EXPERTOS

Tras la crisis alimentaria de 2008 se modificó la disponibilidad de calorías a nivel mundial, por lo que no todos los países en desarrollo tenían acceso a los alimentos nutritivos y debían concentrarse en los ricos en calorías.

MÉXICO, D.F.10 marzo 2011.- Aun cuando se ha identificado el gen que predispone a la obesidad en los mexicanos, especialistas de la red de Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) aseguran que el detonante que ha llevado esta condición al grado de epidemia son las condiciones ambientales de los últimos 25 años en el país.

En conferencia de prensa, la doctora María Isabel Ortega Vélez, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Sonora, destacó que factores como la mala alimentación y la limitada actividad física son preponderantes para el desarrollo de una enfermedad crónico-degenerativa.

Asimismo, detalló que los fenómenos globales también repercuten en estos padecimientos; ejemplo de ello es la crisis alimentaria de 2008, en la que se modificó la disponibilidad de calorías a nivel mundial, y como consecuencia no todos los países en desarrollo tenían acceso a los alimentos nutritivos y debían concentrarse en los ricos en calorías.

La doctora en nutrición internacional por la Universidad de Cornell, Ithaca, Estados Unidos, refirió que antes de esta problemática, las calorías densas en energía eran disponibles a bajo costo en todos los países a través de las trasnacionales de alimentos, por lo que el desarrollo de la obesidad se daba en todos los estratos de la población.

Sin embargo, al aumentar el precio de los alimentos básicos, los sectores de bajos ingresos que antes consumían más calorías ahora corren el riesgo de enfrentar la escasez de alimentos, mientras que las clases medias que tenían un mejor poder adquisitivo ahora comprarán comida económica, refinada y densa en energía.

“Un ejemplo claro lo tenemos en la sopa instantánea, que es tan común y que vino a desplazar a la de pasta casera con verduras que se hacía como un alimento barato. Este tipo de comida tiene bajo precio y puede adquirirse por cualquier persona y son convencionales”, comentó Ortega Vélez.

La investigadora del CIAD refirió que México se encuentra en la segunda etapa del esquema de transición nutricional del mundo desarrollado; es decir, en que se ve afectado por enfermedades crónico-degenerativas debido a su dieta alta en azúcares y grasas, así como llevar una vida sedentaria. Inclusive datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2006) estiman que el sobrepeso y la obesidad alcanzan a 62.5 por ciento de la población.

De ahí que la experta destacó la importancia de generar un cambio sustancial en la política pública alimentaria nacional, que no sólo considere la cantidad, sino la calidad de la dieta.

Además, dijo que es importante que la industria alimenticia se involucre de forma responsable tanto en la oferta de productos saludables como en el control de la publicidad de aquellos que no lo son.

En esta tónica, resaltó la urgencia de que la Secretaría de Salud (Ssa) difunda una campaña nacional que posicione en la población un mensaje que divulgue nuevos estilos de vida, para que éstos sean tomados en cuenta en la forma de alimentarse.

(Agencia ID)

Publicado por Agustín en marzo 10 2011. Archivado bajo Nacionales. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Planeta Azul